Probamos la XV950 Racer de Yamaha

Después de probar la XV950 Racer de Yamaha, podemos afirmar que hemos sentido diferentes sensaciones que ha sido imposibles de encontrar en otra moto del mercado. Esto es debido a que se trata de una moto que se centra en la personalización ya que es perfecta para que los usuarios puedan configurar la moto a su gusto, en cuanto a esta transformación se refiere.

 

En este sentido, estamos hablando de una moto cuyo diseño se ha inspirado en los proyectos Yard Built que han sido creados especialmente por los principales fabricantes de transformaciones del mundo.

 

Una moto, pensada para la transformación

 

En cuanto al motor de la misma, estamos hablando de un motor de 2 cilindros en V que llega a los 60 grados y que está refrigerado por aire. La posición de la moto, es la de una moto pensada para la conducción deportiva, junto con una estética atemporal por lo que combina el estilo low rider con la fuerta propia de las café racer. Esta mezcolanza de estilos nos sirve para encontrarnos ante una nueva moto que se presenta bastante ligera y atrevida, ya que debido a esta mezcla, rompe con todos los esquemas anteriores.

 

De esta forma cuenta con un estilo único y minimalista, no hacen falta muchos detalles para ofrecer un aspecto distinto en donde cada piloto puede poner su sello de identidad gracias a esta transformación.

 

Características técnicas

 

El motor de la moto es un motor de 4 válvulas que como hemos dicho, monta dos cilindros en V y cuenta con una cilindrada de 942 centímetros cúbicos. Además de esto, la potencia de este motor proporciona a la moto 52 caballos a 5.500 rpm.

 

En cuanto al tipo de embrague con el que cuenta, es húmedo y también multidisco. Cuenta con un sistema de encendido TCI y un sistema de arranque eléctrico. En cuanto a su transmisión, es de toma constante y cuenta con 5 velocidades, por último, la transmisión final es de correa.

 

Con respecto al chasis, dispone de una doble cuna con un recorrido delantero de 135 mm. Con respecto a su sistema de suspensión delantera, cuenta con horquillas telescópicas con hasta 41 milímetros de diámetro mientras que la suspensión trasera será de brazo oscilante con un recorrido de hasta 110 milímetros.

 

El freno delantero está montado por un disco único hidráulico, con 298 milímetros de diámetro al igual que el freno trasero. Todo esto se encuentra montado bajo una longitud total de 2.295 mm y una anchura total de 775, todo esto para un peso de 251 kilogramos. En definitiva, una moto bastante manejable que se adapta a cualquier situación y por supuesto, a cualquier exigencia del propio usuario.

Post a comment